Skip to main content

¿Es «cero neto» una palabra de moda que distrae a la industria del agua? ¿Estamos tan compenetrados con el desafío de cumplir con las metas de cero emisiones netas que estamos dejando de lado otros objetivos más impactantes?

A continuación, comparto mis pensamientos sobre cómo podemos desafiar a la industria del agua a mirar al discurso predominante del movimiento del cambio climático de manera diferente, entre los cuales se incluyen:

  • Por qué un discurso tan simple es convincente pero problemático para la industria del agua
  • Huella ecológica positiva versus huella de emisión
  • Las diferencias clave entre el carbono y el agua
  • Cómo las empresas de servicios pueden centrarse en su huella ecológica positiva

¿Es «cero neto» una palabra de moda que distrae?

En este momento, el sector del agua parece estar adoptando el mismo discurso que el movimiento del cambio climático está utilizando: cero neto, o la carrera hacia cero.

Esto es problemático en el contexto de la industria del agua. Los atributos y complejidades de un galón de agua y un litro de agua son fundamentalmente diferentes de una tonelada de carbono. Si bien este discurso simple y lineal es convincente y tiene mucho valor, rechazo activamente lo que realmente significa el cero neto para el sector del agua.

Esto significa tener una visión amplia de lo que es el sector del agua, y no se trata solo de los servicios públicos, sino también del sector privado, la sociedad civil, etc. Mi advertencia es que debemos ser conscientes de lo que podríamos obtener si estamos obsesionados con el cero neto como estrategia en el sector del agua. Recientemente, fui coautor de un artículo con Austin Alexander de Xylem sobre cómo podemos tomar el sector del agua muy ampliamente definido y moverlo de una industria extractiva a una estrategia de energías renovables. En lugar de la carrera hacia el cero neto que implica resultados muy inciertos, creo que esta es la conversación que debemos tener.

Se necesita una forma más sofisticada de ver los atributos del agua, atributos que el carbono no tiene, y el valor agregado al que se puede acceder cuando expandimos nuestro pensamiento más allá del cero neto.

Cambiando el discurso: huella ecológica positiva versus huella de emisión

Soy un honesto defensor de la huella ecológica positiva versus la huella de emisión. Mis pensamientos sobre este tema comenzaron hace unos años cuando escribí un artículo, impulsado por un buen amigo que trabaja para Intel y que está muy involucrado con el cambio climático y el carbono.

Su opinión es que la huella ecológica positiva de Intel como corporación es más poderosa y más impactante que simplemente mirar su huella de emisión. Pensar en lo que la huella ecológica positiva proporciona y puede ofrecer es la capacidad de aprovechar los atributos y el valor únicos de una corporación multinacional en términos del sector industrial, la escala de su fuerza laboral y la velocidad a la que pueden influir en el cambio.

Especialmente en el sector privado, pero también en el sector público, realmente necesitamos cambiar el discurso de la huella de emisión a la huella ecológica positiva. Por desgracia, lo que a menudo me he encontrado son compañías que solo están interesadas en ahorrar litros y galones de agua, un cálculo volumétrico muy simple, porque se han comprometido a convertirse en agua neutra o positiva.

En términos de lo que el sector privado podría hacer para ser parte de la solución, hay muchas más oportunidades, y creo que es hora de que tanto el sector público como el privado piensen en sus huellas ecológicas positivas y en lo que pueden ofrecer.

Centrarse en las diferencias entre el carbono y el agua

Para algunos, esto puede ser controvertido, pero cuando observamos las diferencias entre el agua y el carbono, la contabilidad del carbono es fácil porque es fungible. Una tonelada de carbono es la misma en cualquier parte del mundo. Un litro de agua es único, y el agua tiene atributos ambientales, económicos, sociales y espirituales que deben ser honrados y entendidos si queremos abordar la escasez de agua, la mala calidad del agua y el acceso equitativo al agua.

Esencialmente, estamos simplificando el problema si tratamos al agua de la misma manera que hacemos la contabilidad del carbono. No estoy insinuando que abordar el cambio climático sea fácil, ciertamente no lo es. Pero, creo que realmente nos estamos lastimando a nosotros mismos si empujamos al agua a una construcción de carbono, mientras ignoramos algunos de los atributos únicos y valiosos de un litro de agua.

Cómo las empresas de servicios públicos pueden centrarse en su huella ecológica positiva

Echemos un vistazo a las oportunidades que tienen las empresas de servicios públicos con respecto a la huella ecológica positiva frente a los impactos de la huella de emisión. Reducir su huella de emisión implica reducir el uso de energía y su huella de carbono al ser más eficientes en la forma en que extraen, transportan y tratan el agua, todo lo cual es genial.

La huella ecológica positiva para las empresas de servicios públicos, sin embargo, considera cuestiones como su papel en el aumento de la educación y la conciencia dentro de su base de clientes y fuerza laboral.

Ayudar a la sociedad civil a entender que esto no es una sequía, que esta es una tendencia a largo plazo y que necesitamos cambiar fundamentalmente la forma en que valoramos y gestionamos el agua es un desafío para la industria del agua y el oeste estadounidense. Para mí, la oportunidad de tener una huella ecológica positiva del sector de servicios públicos está en el lado más sencillo de abordar algunos de los desafíos del agua que enfrentamos en este momento y que continuaremos enfrentando.

Los servicios públicos no solo entregan agua. Se relacionan con consumidores, clientes, la sociedad civil y una variedad de grupos de partes interesadas. Si podemos hacer que el sector de servicios públicos piense en el papel crítico que desempeñan, más allá de la entrega de agua potable y agua para otros fines, creo que podemos movilizar al sector y hacer cosas más grandes más rápido para resolver algunos de los desafíos que enfrentamos en este momento.

Expertos de Qatium

Will Sarni es el fundador y CEO de Water Foundry y es uno de los tantos expertos con los que trabajamos para la cocreación de Qatium.

William Sarni

Acerca de William Sarni