Skip to main content

El envejecimiento de la infraestructura, la rápida expansión de la población y el cambio climático presentan enormes desafíos para nuestros sistemas de agua actuales. Con gran parte del mundo experimentando y lidiando con la escasez de agua, ahora es el momento de pensar más allá de la infraestructura y las redes de agua convencionales de las que hemos llegado a depender.

A continuación, echo un vistazo a las oportunidades que tenemos para reimaginar y repensar nuestros sistemas de agua actuales que pueden contribuir a salvaguardar los recursos hídricos del futuro. Estos incluyen:

  • La reutilización del agua para reducir la presión sobre los sistemas existentes
  • Modelos de ingresos de las empresas de servicios públicos a prueba de futuro
  • Ajuste a modelos de infraestructura híbrida

Reutilización del agua para reducir la presión sobre los sistemas de infraestructura

Si piensas en la mayoría de los hogares en los países desarrollados, una vez que usas agua, sale del hogar. Sin embargo, hay muchas oportunidades para reutilizar esa agua una o dos veces antes de que salga de casa.

En este momento, el agua de alta calidad llega a los hogares y, sin embargo, se utiliza para fines que no requieren agua de alta calidad. Por lo tanto, la reutilización del agua puede reducir la presión sobre nuestro sistema de infraestructura existente y también puede reducir el costo del uso del agua en el medio ambiente.

Si bien esto no es algo difícil de hacer, ya que cambia los patrones de demanda, interrumpe la forma en que funcionan nuestros sistemas de infraestructura y las formas en que funcionan las empresas de servicios públicos. Convierte a los consumidores en lo que yo llamo «prosumidores», ya que están produciendo y consumiendo agua.

Cuando reutilizamos el agua, los patrones de demanda en la red de agua cambiarán. Lo que esto significa en última instancia es que requerimos un mejor sistema de recopilación y seguimiento de datos que pueda comprender de manera inteligente lo que entra, lo que sale y cómo se debe administrar la presión en nuestras tuberías y bombas.

Construyendo futuros sistemas de agua ahora

Si piensas en la mayoría de los hogares en los países desarrollados, una vez que usas agua, sale del hogar. Sin embargo, hay muchas oportunidades para reutilizar esa agua una o dos veces antes de que salga de casa.

Actualmente estamos construyendo nuevas ciudades que nos presentan fantásticas oportunidades para rediseñar las ciudades tradicionales y repensar la forma en que usamos el agua en estas comunidades.

Podemos incorporar el reciclaje y la reutilización a todas las escalas y minimizar la demanda centrándonos en las ineficiencias que existen en un sistema. Podemos empezar a pensar en cómo las infraestructuras centralizadas pueden funcionar sin sistemas descentralizados, y cómo el modelo híbrido que creamos entre el reciclaje y la reutilización y un sistema centralizado puede funcionar en armonía sin causar ningún problema.

Modelos de negocio de las empresas de servicios públicos a prueba de futuro

Las empresas de servicios públicos hoy en día tienen un modelo de negocio muy específico: asegurar los suministros y proporcionar agua a los consumidores. Y así, cuando se trata de la escasez de agua, la reducción del uso del agua y la promoción del reciclaje de agua a todas las escalas, algo que está más allá de todo el sistema centralizado, esto rompe su modelo de negocio fundamental.

Dado que el modelo de negocio tradicional se basa en la demanda de agua, algunas de estas empresas de servicios públicos, incluso las empresas de propiedad pública que no están necesariamente en el negocio de ganar dinero, comienzan a experimentar problemas ya que la reducción de los ingresos puede afectar su capacidad para hacer su trabajo.

La reducción de la demanda, o las soluciones descentralizadas de agua, no son necesariamente favorables al modelo de negocio actual porque en muchos sentidos interrumpe su estructura de ingresos.

Cómo las empresas de servicios públicos pueden adaptarse para poder hacer frente a los futuros desafíos del agua

Teniendo en cuenta esos desafíos, los encargados de formular políticas y los encargados de adoptar decisiones tienen que elegir entre dos cursos de acción. Una es tratar de ejecutar y mantener los sistemas de agua actuales durante el mayor tiempo posible y esperar lo mejor.

El segundo es adoptar gradualmente el cambio y tratar de adaptar constantemente su modelo de negocio para adaptarse a la nueva infraestructura híbrida y los modelos de ingresos que les permitan gestionar los factores disruptivos.

Las herramientas más importantes que pueden ayudarles a hacer la transición sin fallos son las
tecnologías digitales
. Estas soluciones permiten a las empresas de servicios públicos comprender cómo están cambiando las cosas y responder preguntas relacionadas con los diferentes patrones que están experimentando y quién está produciendo qué y cuándo.

Si bien este tipo de cambios son más fáciles de decir que de hacer, hay múltiples formas para que las empresas de servicios públicos aborden esto.

Por ejemplo, los servicios públicos están diseñados para asegurar tantos suministros como puedan y crear abundancia de agua para el área a la que sirven. Sin embargo, hay un camino diferente a esto que implica tratar de reducir el costo de invertir en soluciones que potencialmente pueden convertirse en activos varados debido a la falta de demanda de los sistemas.

Cuando las empresas de servicios públicos entienden mejor cuál es la demanda y cómo está cambiando la demanda, no necesitan invertir en una infraestructura enorme y centralizada, pueden incentivar algunos de estos cambios distribuidos internamente. Al hacerlo, pueden reducir el costo de la infraestructura que tienen mediante la construcción de soluciones distribuidas más pequeñas en todos los ámbitos.

Otra adaptación implica repensar la forma en que se configura el proceso de las tarifas del agua.

Otra forma de eso es repensar la forma en que han establecido el proceso de tarifas. El proceso es diferente para cada utilidad, pero muchas tienen una configuración volumétrica particular para las tarifas. Una cosa que podrían hacer es desacoplar sus tarifas tomando el costo de operación y mantenimiento de sus sistemas para garantizar que este costo fijo siempre se recupere. Además de eso, tienen tasas volumétricas, que es básicamente la cantidad de agua que usa la gente.

Esto significa que no importa cuánta agua esté usando, también debe pagar los costos fijos, así como la cantidad de agua que está utilizando. Al separar los costos fijos y los costos variables, las empresas de servicios públicos pueden cumplirlos asegurándose de que haya suficientes ingresos para operar y mantener el sistema de una manera saludable. Por último, también pueden gestionar el consumo por separado, lo que significa que a medida que usas más agua pagas más, y a medida que usas menos agua pagas menos.

Expertos en Qatium

Newsha Ajami es uno de los expertos con los que estamos trabajando para co-crear Qatium. Echa un vistazo a su perfil, y a otros expertos con los que trabajamos, aquí.

Newsha Ajami

Acerca de Newsha Ajami