En el siglo pasado, teníamos la preocupación de que los combustibles fósiles se agotaran antes de encontrar una nueva forma de energía renovable. En el siglo actual, la principal preocupación es el impacto ambiental asociado al cambio climático, como la escasez de agua.

Casi una de cada diez personas en el planeta, casi 800 millones, no tiene acceso a fuentes de agua potable. El aumento demográfico y las consecuencias del cambio climático son una bomba de tiempo. Esto generará cada vez más conflictos en torno al uso y la gestión del agua.

El Foro Económico Mundial y otras instituciones estiman que para 2030 la demanda será 40 % mayor. Desafortunadamente, el planeta no podrá abastecerla. Esto afectará a la agricultura, por lo que aumentará el precio de los alimentos.

países del mundo con estrés hídrico

Problemas como este conducen a otros más grandes, como la escasez mundial de agua. Los compromisos acordados en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU (2015-2030) dan gran importancia a los problemas del agua. Además, la actual pandemia de COVID-19 (2020) demuestra la importancia del agua para prevenir infecciones.

En 2030 habrá un incremento del 40 % en la demanda de agua y el planeta no podrá abastecerla.

QatiumAsistente inteligente

¿De dónde viene este problema?

Aproximadamente solo el 1 % del agua superficial de la Tierra es apta para consumo. Aunque esta cantidad parece pequeña, es suficiente para toda la población mundial.

Sin embargo, la realidad muestra que los recursos hídricos no se distribuyen por igual en todo el planeta. Sin mencionar que existen algunos comportamientos humanos que tienden a complicar y amplificar este problema, como por ejemplo:

  • Regiones habitadas sin recursos hídricos. Esto se debe a que hay otros recursos que nos importan más.
  • Contaminación de algunas de las regiones con los recursos hídricos grandes.
  • Sobrepoblamos regiones que tienen sostenibilidad hídrica hasta que alcanzamos y superamos los límites de los recursos hídricos.
escasez de agua y río contaminado

Ríos contaminados

Algunas soluciones

Existen varias medidas para prevenir la escasez de agua en todo el mundo. Estos son algunos ejemplos:

  1. Conciencia social: debemos entender que el agua que sale del grifo, como por arte de magia, es finita. El agua es un derecho, pero el uso responsable del agua también es una responsabilidad.
  2. Inversión en mantenimiento y renovación de infraestructuras hídricas por parte de las administraciones públicas. La mayoría de las ciudades tienen fugas de agua en más del 20 % de su red. Este porcentaje aumenta a más del 50 % de agua que se pierde en otras ciudades.
  3. Uso más eficiente de agua desalada. Sin embargo, debemos tener en cuenta que el agua desalada requiere un consumo energético importante y tiene un impacto ambiental.
  4. Explorar el uso de agua reciclada a partir de agua purificada. Tiene un gran potencial para la agricultura y la industria, y también está aumentando su uso urbano y doméstico.

En resumen, necesitamos una mentalidad global. El problema de la escasez de combustibles fósiles puede resolverse en el futuro, pero ¿habremos agotado nuestras fuentes de agua para entonces? ¿Será demasiado tarde?