Cada año, más de 3 millones de personas mueren por enfermedades relacionadas con la calidad del agua. Esto significa una muerte cada 10 segundos. La mayoría de estas muertes ocurre en países en desarrollo. Podríamos prevenirlas fácilmente con una inversión mínima. Más de 2.200 millones de personas no tienen acceso a servicios de agua potable gestionados de forma segura. Además, 4.200 millones de personas tampoco tienen acceso a servicios de saneamiento seguros.

Beber agua o morir

Millones de mujeres y niños deben caminar más de 10 kilómetros al día para llegar a una fuente de agua. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el 85 % de las causas de enfermedad y muerte en el mundo proviene del agua contaminada. La falta de acceso al agua potable también está causando estas muertes. Muchas personas se encuentran en el dilema de beber agua de mala calidad para sobrevivir. Pero esta agua puede provocarles algunas enfermedades que podrían ocasionar la muerte. El consumo de agua contaminada puede provocar muchos trastornos. Algunos de ellos son diarrea, desnutrición, infecciones por nematodos intestinales o esquistosomiasis, entre otros.

enfermedad por la calidad del agua

Mejorar el acceso a los servicios de agua potable y saneamiento tiene el potencial de prevenir el 9 % de las enfermedades en todo el mundo. Esto significaría una mejora radical en la calidad de vida de millones de niños en los países en desarrollo. Son los que más sufren las consecuencias de un sistema de agua precario.

Agua contaminada

La OMS define al agua contaminada como el agua cuya “composición ha sido modificada, por lo que no cumple las condiciones para su uso previsto en su estado natural”. La presencia de sustancias como microbios, metales pesados o ciertos compuestos degradan la calidad del agua. La contaminación del agua significa una reducción drástica en la cantidad de un recurso ya escaso, como el agua.

Las principales causas del deterioro del agua son:

  1. Descargas no tratadas: Aproximadamente el 86 % de las aguas residuales se vierten sin ningún tratamiento. Este es un gran riesgo para la salud de las poblaciones circundantes.
  2. Aumento de temperatura: A temperaturas más altas, el agua tiene una menor capacidad para retener oxígeno disuelto. Esto provoca la muerte de muchos organismos. Pero también la reducción de la capacidad de autodepurar determinadas sustancias.
  3. Devoluciones de riego: La mayoría de las actividades agrícolas utilizan grandes cantidades de pesticidas, herbicidas y fertilizantes. Tienen un fuerte impacto en la calidad del agua.
  4. Deforestación: La reducción de la masa forestal favorece la erosión del suelo. Aumenta la cantidad de sustancias contenidas en el agua.
  5. Minería: Para la extracción de ciertos metales, es necesario utilizar mucha agua. Si no se trata, esta agua es un grave problema para el ecosistema.
  6. Derrames de petróleo: Las prácticas de extracción de aceite implican la contaminación de grandes cantidades de agua.

La naturaleza tiene cierta capacidad para depurar determinadas sustancias. Para no sobrepasar esta capacidad, es fundamental el uso de estaciones depuradoras. Ayudan a prevenir la descarga incontrolada de agua contaminada en el medio ambiente natural.

Muchas personas se encuentran en el dilema de beber agua de mala calidad para sobrevivir. Pero puede provocarles algunas enfermedades que podrían ocasionar la muerte.

QatiumAsistente inteligente
supervivencia de la calidad de agua

Mujeres africanas caminando con contenedores de agua en la cabeza en una aldea cerca de la ciudad de Tanzania

En general, una descarga de materiales orgánicos en un río tiene los siguientes efectos:

Zona de degradación: ocurre inmediatamente después del derrame. Allí la cantidad de oxígeno disuelto comienza a caer drásticamente. Las formas de vida más delicadas desaparecen y comienza la degradación de la flora microbiana.

Zona de descomposición activa: las concentraciones de oxígeno son tan bajas que se produce una descomposición anaeróbica. Esto provoca la liberación de gases y malos olores.

Zona de recuperación: la concentración de oxígeno comienza a recuperarse. Reaparecen formas de vida más complejas y el agua se aclara.

Zona de aguas limpias: sano equilibrio de las características físico-químicas y biológicas del agua.

El agua es vida

Todos los días, millones de personas enfrentan los efectos negativos de vivir con agua contaminada. Para evitarlo, es necesario asegurar el acceso a un servicio de calidad de agua potable y saneamiento. Mientras leía este artículo, 25 personas murieron por causas relacionadas con la calidad del agua. ¡Es hora de actuar!